Ofiarea, contigo empezó todo

Hoy, lunes (aún) de vacaciones donde todavía no todo el mundo ha vuelto a la oficina y donde pocos leerán este post hoy, os vamos a compartir una de esas tonterías que nos gustan tanto, porque esto que hacemos nos gusta mucho y somos muy moñas:

Hoy os cuento cómo hice mi primer prototipo. Estas líneas las estoy escribiendo yo (Isra) porque cuando empecé a darle la brasa a Shei con los prototipos, ella en un principio no estaba interesada en meterse en esta movida(lo lógico en una persona normal de esas que saludan por la calle). Eventualmente acabó en el ajo y mejoró todas y cada una de las ideas que le contaba. Si podemos considerarnos algo a día de hoy, es gracias a ella. Por ser hoy escribiré en primera persona, pero LlamaDice somos nosotros dos, no concebimos nuestro sello participando sólo uno. Al lío.

Corría enero de 2014 y llevaba como un mes dándole vueltas a un tema que me tenía loco. Tenía dados de diferentes tamaños y estuve buscando por la BGG algún juego que los utilizara. ¡Algún juego tendría que tener dados de distintos tamaños! ¿No? A día de hoy sigo sin conocer un juego que utilice los dados como los utiliza Ray Master.

Primeros de MUCHOS dados que vendrían
Primeros de MUCHOS dados que vendrían.

El caso es que hice un prototipo básico en un cuaderno muy mal pintado. Feo como el sólo y con dados coloreados con edding que te dejaba las manos verdes a la segunda vez que lo intentabas usar. Azaroso a más no poder y con pocas decisiones en cada turno. A Shei no le entusiasmaba mucho, ni a mis amigos tampoco, todo hay que decirlo. Pero yo estaba motivadísimo. Tanto, que tras participar en el Kickstarter de Coin Age pensaba que podía hacerlo yo también y que mi juego lo valía.

Como rayo un trozo de troquel y como contador de turnos 5 ctm
Como rayo un trozo de troquel y como contador de turnos una moneda de 5 ctm

Y me gustó tanto tantísimo la sensación de haber hecho algo y haberlo podido jugar (en este caso con mi sufridor particular en el trabajo: Un saludo Rubén) que empecé a hacer un tablero con el photoshop. Lo imprimí en baja calidad y me lo llevé al trabajo. Me dió tanto hype a mi solo que tuve que ir al Ofiárea de al lado de mi trabajo a comprar los materiales necesarios para montar el primer prototipo. Me compré hasta unas tijeras porque no tenía en la oficina (y estas tijeras ahora están en casa y han recortado muuuuchos prototipos)

Primera versión hecha con Photoshop en el trabajo
Primera versión hecha con Photoshop y fabricado en el descanso de comer del trabajo

Ahí es donde nuestras vidas se cruzaron la de Pedro Soto. Pedro, muy amablemente me explicó los pormenores de publicar un juego de mesa que hicieron efecto balsámico y me relajaron las pretensiones de ser el nuevo Xavi Garriga del mundillo pero más guay así como con la gorra patrás. Si es que no tenía ni puta idea.

El caso es que con su feedback, bastante acertado todo sea dicho, hizo que se me pusiera a funcionar la cabeza de otra manera y le di una vuelta enorme a Cariño, he encogido a los dados (Ray Master). Fue tal la vuelta que ahí es cuando Shei comenzó a meterse de lleno y corrigió los defectos de la nueva versión y le aportó otro aire. Gracias al trabajo de los dos es lo que saldrá publicado por Abba Games dentro de poquito.

Nuestra primera reunión como un equipo de diseño
Nuestra primera reunión de muchas como un equipo de diseño

En mi opinión, fue el momento en el que quise fabricar “bonito” mi primer prototipo cuando saltó la chispa. Pero una chispa no sirve de nada cuando no tienes combustible que prenda el motor. Si Shei no hubiera me apoyado en esta tontería (como otras tantísimas más día a día) hoy no podría estar escribiéndoos esto ni estaríamos pendientes de si sale el Mondrián ya-o-qué o si la campaña de Ray Master se lanza la semana que viene o ya después de Essen.

Me sigo acordando de ese día y sigo animando a todo el mundo que me dice “tengo una idea de un juego, y lo tengo medio hecho en papel y hombre, puede funcionar” a que se vayan a una papelería y hagan su primer prototipo. A que prueben, experimenten, que lo intenten.

Nunca nadie ha conseguido nada sin haberlo intentado primero.

Print Friendly

3 Respuestas

  1. Carlos Romero

    Yo sí que te leo (desde el trabajo, que este año lo de las vacaciones ya si eso tal…)

    Cuando empecé a trabajar en serio con El Soneto me acordé mucho de lo que había oído de vosotros (y de Gonzo Bríos) sobre trabajar en un prototipo: destruir todo lo hecho y recuperar las buenas ideas, escuchar a todo el mundo y probar cosas, etc…

    Cuando he descubierto en este año que sois el modelo a seguir, me doy palmaditas en la espalda por haberme fijado en lo bueno desde el principio.

    Un abrazo.

  2. Ese primer proto, las tijeras y el ticket van a ser objetos de culto algún dia. Los veo protegidos en un blister en alguna estanteria de algún mitomano…

  3. Mola ver cómo se crea desde el principio. Yo también te leo. Jejeje.

Dejar una opinión