Games & Llamas: Semanas 30-31

publicado en: Games & Llamas | 0

Vamos a ver que se me ha acumulado el trabajo de escribir sobre las cositas que jugamos durante la semana porque es verano y con el calor que hace y el periodo de vacaciones, las obligaciones parecen dispersarse. Así que os pongo al día antes de la entrada de las Ludicañas, que como saldrá enorme, no puedo incluirla en ésta.

Entre la semana 30 y 31 estuvimos de vacaciones por Portugal y no jugamos a nada más que un par de partidas al Hive mientras desayunábamos pastéis de nata que me atrevería a decir que son mejores que Knizia en sus inicios. No jugamos nada más entre otras cosas porque no había sillas decentes y la humedad del apartamento era como para que se te combaran has piezas de baquelita.

Jueves

Pero lo bueno empezó el jueves que llegamos a Salamanca tras nuestras vacaciones para pasar unos días con Vander y Miryam a jugar a todas horas. Se está convirtiendo en tradición el ir allí a pasar un fin de semana en verano y va por camino de ser casi obligatorio 😀

Comenzamos la sesión del jueves con un juego que llevábamos muchísimo tiempo queriendo probar: Nations The Dice Game, que además incluyó la expansión Unrest. Me ha parecido muy muy chulo pero que como te descuelgues de la partida estás acabado (algo que pasa en el Nations normal, que, dicho sea de paso, no se parece casi en nada)

Después, un Clans of Caledonia que nunca lo habíamos jugado a 4 y me sigue gustando tantísimo como a 2. Cuando hay más gente los bloqueos son constantes y es un dolor quedarse aislado en un área. Me ha encantado a 4.

Como somos muy enfermos, Vander y yo nos quedamos echando un Caverna de 2 jugadores que lo teníamos fresco. Menuda maravilla de juego y cómo ha pasado desapercibido. Para mi es la definición perfecta de buen euro para dos jugadores para rellenar un rato de 20 minutillos.

Viernes

Nos cundió el día menos que de costumbre puesto que era el cumpleaños de Vander y solo pudimos darle a los tableros hasta la celebración. Por la mañana echamos un Food Chain Magnate a 3 (porque Vander recibía tantas llamadas entre trabajo y cumpleaños que se salió de la partida para que la pudiéramos terminar) y… y no me mató. Tanto hype con éste juego que reconozco que está genial pero que no me veréis volcar los 77€ que cuesta. Tiene unos unas cuantas cosas que me gustaron mucho, y entre ellas el cómo está implementada la temática con la mecánica, o cómo hacer anuncios cerca de donde vive gente para que esa gente con-pren mis pro—du-tos, pero el juego me parece un tostón de manejar. Empezando por el setup que por mucho que se mejore con el acordeón, hasta la planificación del organigrama de la empresa. Volvería a jugar partidas encantado pero o lo encuentro a un precio razonable o no creo que vea estantería en Casa Llama nunca.

Por la tarde por fin pudimos probar el Roll Player, que desde que lo anunció Primigenio hace ha (que saldrá al final por Gen X Games) y ha cumplido de sobra con mis expectativas. Me ha gustado muchísimo y todo lo que no me ofreció el Sagrada (porque siendo honestos, el juego no deja de ser un sagrada ‘on steroids’) me lo ha ofrecido éste. No sé si lo llegaremos a añadir a nuestra colección (porque el precio es bastante alto debido a los componentes) pero no me importaría nada.

Como a estos dos inconscientes salmantinos siempre nos piden que les llevemos protos, pudieron probar Ramen, que lo sacará Primigenio en Octubre para la feria de Essen. A mí me sigue maravillando cómo han quedado las mecánicas del juego. Me suena raro el decirlo yo pero podría echarme una partida tras de otra.

No había tiempo de más y echamos una partida a medias de Special 14, que lo publicará Ludonova para la primera mitad de 2019 (o eso se va a intentar) y hay que hacer algún ajustecillo pero en líneas generales el juego podría salir así perfectamente 🙂

Por la noche nos echamos 7 partidas al Sospechosos Inhabituales, comúnmente conocido como “Racist detector” porque la cantidad de prejuicios y pelis que te montas en torno a un personaje son de aúpa. Me ha gustado muchísimo y aunque para mi no desbanca a Código Secreto, es mucho más amable con el jugador que no ha jugado nada antes. Eso si, 7 partidas del tirón hacen que no quiera volver a verlo en una temporadita jajajaj

Sábado

Empezamos la mañana con otro prototipo que también será publicado por Primigenio, pero ésta vez (o eso se va a intentar) para Essen de 2019: Aalsmeer. Y vuelvo a asombrarme de estar jugando a un juego hecho por Shei y yo y no tener eso en la cabeza. Es decir, estar haciendo los turnos, combando las cosas, gestionando los trabajadores y pensando a corto y a largo pero sin ser consciente de que todo eso lo hemos hecho nosotros. De verdad que si hay una sensación chula cuando diseñas juegos es ésta. En la próxima partida vamos a aplicar un par de cambios muy muy chulos que surgieron durante ésta que ya tengo ganas de echarle otra!

Jugamos a un juego que éste año (o el pasado, no recuerdo) obtuvo una versión en inglés: Kashgar: Merchants of The Silk Road. Me ha encantado. con una mecánica de ir circulando cartas en filas vas generando recursos para utilizarlos en contratos o en movidas para poder provocar el final de partida más rápido. A mi esa mecánica sencilla me ha encantado. Eso si, como el Roll Player, no sé si el dinero que piden por la edición en inglés merece la pena, aunque si se me pone a tiro, no lo descarto.

Después de comer probamos un juego que está imposible de encontrar: Hab & Gut, un juego de especular con el mercado y de compartir información a izquierda y derecha de cuánto va a fluctuar. El juego me gustó bastante (y la manera de compartir información me pareció una ideaca) pero, al menos para mí, tiene un grandísimo fallo de diseño: El jugador que menos dinero done a caridad está fuera de la partida y no entra en la puntuación final, en vez de ser penalizado con una cantidad. Entiendo el porqué de esa mecánica pero me parece que a efectos de sensación no es lo mismo puntuar la mitad de tu dinero (que irremediablemente te deja fuera de la partida) a ser excluido de la puntuación final. A efectos es lo mismo, pero en sensaciones no. Yo fui el que por intentar ajustar se quedó fuera del recuento y pude experimentar el “¿Y para qué he jugado a esto si yo no voy a participar?” Se me hace equivalente al “pierdes el turno / en este turno no juegas”  que ya es raro de ver en algún diseño.

Después una partida a otro juego de éstos que está imposible de encontrar: Familienbande, así que lo hicimos en forma de print and play que le hicimos a Vander por su cumpleaños. Hace un par de años en Essen conseguimos una copia para unos amigos y nos pidió que para éste año, si veíamos otra, se la consiguiéramos… y como eso está muy difícil le pedimos la copia a nuestros amigos y le hicimos un p&p personalizado. Antes de que preguntéis, no, el p&p no se va a enviar a nadie al igual que el del azul de viaje: Son regalos personalizados para gente cercana y son copias únicas in de guorl. El juego mola bastante sin llegar a ser el megajuegazo en parte por el azar que tiene, ya que por mucho que juegues bien las cartas, si no te tocan las de tu rasgo, no tienes nada que hacer.

Tras esto, probamos otro juego que hizo muchísimo ruido en su momento y que hace ya un tiempo que no veo por twitter: Wendake. Un juego que nos ha encantado un montón, peor que creo que adolece un pelín que el otro juego que hemos jugado de Placentia Games, que parece que le falta desarrollo. Las dos últimas rondas se hacen muy pesadas (en especial la última) porque llegas a acumular un número nada despreciable de acciones para hacer. También está el caso de que según va avanzando la partida hay varias acciones que no te sirven para nada.

En cualquier caso, la mecánica de selección de acciones me parece una maravilla y si se pone a tiro a buen precio en Essen, seguramente caiga. Además, nos ha chafado una idea que teníamos de puntuación (con los tracks de puntuar sólo el más atrasado) que siempre mola que te chafen cuando ves que tu idea no era nada mala 🙂

El mejor troquel del mundo desde las paletas del Mondrian.

Después de cenar, nos volvimos a encontrar con Rialto, de Stefan Feld. Un juegazo en toda regla que ha sido denostado a más no poder. Lo único que me ha chirriado en esta partida es que el track del Doge es muy poderoso y si te descuelgas de ahí, es difícil remontar. No lo sacamos mucho pero cuando somos 5 y nos apetece un mayorías y no hay un Grande cerca, es una alternativa a éste buenísima.

Para finiquitar la noche, estrenamos Avenida (que no está en la BGG bajo este nombre, está bajo el nombre de Avenue) que compramos en Lisboa de recuerdo. El juego mola bastante aunque a día de hoy (tras haberle echado alguna partida más) creo que se puede quemar rápido(en el siguiente post de Games & Llamas hablaré de esto un poco más en profundidad). El caso es que es diferente a lo que hemos jugado de escribir y es muy amable con todo tipo de público pudiéndolo sacar a cualquiera.

Nos echamos para cerrar la noche un Toma 6 maravilloso. Creo que no existe juego de cartas que pueda superar a éste. Mira que Abluxxen, Fuji Flush y otros tantos más me encantan, pero creo que como el Toma 6 no hay ninguno. Cuando se fue todo el mundo a su casa y a dormir echamos un Toma X que funciona de maravilla a 2 jugadores (no le eché fotos porque me dejé el móvil en otro piso y para lo que dura no merecía xD).

Y hasta aquí el maravilloso fin de semana que nos pegamos en Salamanca con los anfitriones de lujo Miryam y Vander 🙂

El juego de la semana, a pesar de haberle visto varios fallos es…

A ver si antes del viernes me da tiempo a tener la entrada de las Ludicañas 2019, que como todos los años echamos del orden de 30/40 juegos y comentarlos todos es una tarea titánica.

¡Hasta dentro de unos días!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.